Estás en: Inicio Crónicas El Cristo de los Yarumos

El Cristo de los Yarumos
Miércoles 30 de Mayo, 2012


El Cristo de los Yarumos

Láminas ensortijadas a fuerza de martilleos conforman los cabellos y la barbilla de la obra “Jesús Vive en Nosotros”. La textura áspera de las latas integra el rostro fino, la nariz pequeña, los pómulos pronunciados y los labios delgados. Piezas geométricas se superponen y dan forma a los brazos que pretenden abrazar al cielo. En las palmas de las manos están forjados los nombres “Maribel” y en la otra “Eduardo”. El pie izquierdo reposa tímidamente sobre el derecho. Extendido, y a la intemperie yace la escultura de nueve metros de largo por nueve metros de ancho y con un peso de 1500 kilos, sostenida por una improvisada base de madera al lado del taller de escultura en la Facultad de Bellas Artes y Humanidades de la Universidad Tecnológica  de Pereira. La obra más grande que se ha hecho hasta ahora en las instalaciones de dicha Universidad, y que hasta el momento no se han pronunciado por la misma. La gente se acerca de cuando en cuando atrapada por la curiosidad, rodean la obra, la observan admirados,  y luego posan al lado de ella para sacar una buena fotografía.

La acostumbrada lluvia  atrasó un poco mi cita, miré impaciente el reloj, el recorrido del bus a la Universidad se hizo eterno. Minutos más tarde de lo acordado me encontré con Alejandro Daza, artista caleño radicado en la ciudad, autor de la obra “Cuervo de Mujer”, escultura de un torso femenino con la cabeza de un cuervo, hecha en metal repujado, exhibida en el museo del Ecoparque Los Yarumos en la exposición “Vida la vida en vida” y de la obra “El Lector” figura efímera por sus materiales en lianas de árbol,  presentada en el Instituto de Cultura de Pereira. Luego de un cordial saludo, me llevó al taller de escultura. Allí nos encontramos con su amigo y compañero Beimar Alexis Espitia, artista egresado de la Universidad Tecnológica de Pereira, autor de la obra “Jesús Vive en Nosotros” y de las esculturas “El Dial”, “El Cubo de las Oportunidades” y “El Volcán”. Estas últimas tres obras se encuentran en La Plaza del Universo en el Sector de El Cable en la vecina ciudad de Manizales.

Nos sentamos en la cafetería cerca al taller y a la escultura de Jesús, coreados por la algarabía y las carcajadas de los estudiantes. Degustaba el café mientras conversábamos sobre la elaboración de la obra “Jesús Vive en Nosotros”. Beimar Espitia con su acento santandereano me contó que se llevaron dos meses en la elaboración de la misma, contó además, que fue en “tiempo record”, gracias a la colaboración de amigos, y por supuesto a la valiosa ayuda de Alejandro Daza. Ellos como Hefesto, dios del fuego y la metalurgia que forjaba el metal en su taller bajo el monte Etna, inclinados sobre el yunque martillaron las piezas de láminas hasta darle la forma necesaria para el ensamble de la figura. “Así como el hombre mi escultura está compuesta por fragmentos” profirió Beimar, seguido de un sorbo de café.

“No fue necesario una estructura  base o esqueleto para empezar” dijo Beimar. “Compa, para empezar hay que hacerle una base, eso es lo que nos han enseñado” le insistía Alejandro dos meses atrás. Entre risas me relataron el problema con la base de la escultura, luego Alejandro me comentó que efectivamente su amigo tenía la razón, y esto constituía una innovación en la técnica. “Hermano, se cayó la teoría” añade Beimar con jocosidad. Les pregunté por el artista que más admiraban, mientras esperaba ser descrestada con la repuesta, Beimar Espitia indicó con certeza “a todos los que sean artistas, y además de eso que vivan del arte, me les quito el sombrero”, nuevamente las carcajadas. En ese momento cesó la lluvia, una vez despejado el cielo, los rayos del sol reverberaron en las láminas de la obra.

 Ambos artistas hacen parte de la Corporación Tecnológica del Pacífico Central, Organización No Gubernamental que promociona proyectos de alto impacto, entre ellos la mencionada obra “Jesús Vive en Nosotros” y las demás obras que se encuentran en la Plaza del Universo. Llamada así en homenaje al día del Universo que se celebra el 27 de julio.

Alejandro se alejó por un momento para fumar un cigarrillo. Entre tanto le pregunté a Beimar por el significado de sus esculturas, él me contó que obedecen a la teoría socioeconómica planteada por la ONG. El café se agotó pero la conversación continuó otro buen rato. Se acomodó en la silla, preparándose para la explicación empezó por la obra “El Dial”, escultura de un músico con la técnica metal termo formado. “Simboliza lo distantes que estamos de nosotros mismos” afirmó. Le pregunté por la obra “El Cubo de las Oportunidades”. “Alude a las oportunidades que tienen las personas, y las desigualdades frente a las mismas”, me dijo Beimar acompañado por el ruido de la cafetería. Continuó con su explicación “El Volcán”. “Es una escultura de un hombre con un balón en su pecho y representa las oportunidades, el buen vivir y la reconciliación”. Termina con una sonrisa. Exquisitos olores provenían del interior de la cafetería. En medio de sus disquisiciones, me intrigaron varios cuestionamientos, y no dudé en preguntarle ¿por qué no tenemos una sola obra de Espitia en Pereira, no cree usted que es paradójico? Pedí otro café.  Espitia Inclinó levemente su cabeza y reflexionó por un momento. “Allá parece que hay un poco más de interés” respondió. Su frase fue suficiente para darme cuenta de la poca importancia de divulgar y promocionar las obras artísticas en los espacios públicos de nuestra ciudad. ¿Para cuándo podemos tener una de sus obras en Pereira? Lancé mi segunda pregunta. Beimar reveló alegría en sus gestos. “Ojalá, el proyecto está planteado a nivel nacional.”

El bullicio apaciguó un poco. Alejandro y Beimar me contaron animados cómo iban a transportar la escultura a Manizales. “Toca cortarle los brazos para facilitar su traslado en un camión”, añadió Alejandro. Conjeturamos sobre el traslado de la escultura en un helicóptero, y de lo fantástico del posible espectáculo. Nos reímos, el cuadro era pintoresco. Cayó la tarde, eran las seis y treinta. Nos despedimos con el ánimo y la expectativa: contemplar la escultura en “La Ciudad de las Puertas Abiertas”.

“Quisimos darle una figura más humana a Cristo, siempre lo tenemos crucificado con espinas, lo que hice fue quitarle esos símbolos a él”. Estas fueron las palabras declaradas por Beimar Alexis Espitia en el marco de la inauguración de la obra “Jesús Vive en Nosotros”  donada por la Corporación Tecnológica del Pacifico Central, el pasado 20 de mayo en el Ecoparque los Yarumos de Manizales. La escultura ahora luce erguida como símbolo de unidad del Eje cafetero.

 

Por  Sandra Muñoz
Fundación Portafolio Cultural

Por  Sandra Muñoz
Fundación Portafolio Cultural

 




  • Comentarios
  • 4042 Vistas


      


Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
SingleClick Solutions