Estás en: Inicio Actividades Encuentro espiritual con Héctor Escobar Gutiérrez

Encuentro espiritual con Héctor Escobar Gutiérrez
Martes 19 de Mayo, 2015


Encuentro espiritual con Héctor Escobar  Gutiérrez

 

Por:  Blanca Inés Arellano Cáceres

Fotos: Rodrigo Grajales

 

 

Haber sido invitada por el Instituto Municipal de Cultura de Pereira, al acto conmemorativo del Día del Idioma, junto a un grupo de  ilustres escritores del departamento y rendir homenaje a la obra de Héctor Escobar Gutiérrez, fallecido en octubre del 2014, lo considero un honor que agradezco con humildad. Mediante éste corto ejercicio, intentaré una aproximación a lo que significa el  pensamiento y la obra de Escobar Gutiérrez.

Calificado por muchos como el mejor poeta de Pereira, sus ideas filosóficas lo hicieron conocido a nivel nacional e influyeron en la construcción de un  extraordinario legado a la literatura hispana en dicho género. En la Historia de Pereira, Hugo Ángel Jaramillo le dedica un largo capítulo para verificar en él, no al poeta,  sino al seguidor de ritos diabólicos  por los que se hizo célebre. Autores como Cecilia Caicedo de Cajigas, consideran que a Escobar se le ha anatematizado y señalado tanto en su ciudad de origen, como en otras latitudes.

En la Presentación del libro “La Estética de la Herejía de Héctor Escobar Gutiérrez”,  escrito por Orfa Kelita Vanegas Vásquez,  el profesor César Valencia Solanilla, Director de la Maestría en Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira, coincide con Cecilia Caicedo y escribe lo siguiente: “La obra poética del escritor risaraldense Héctor Escobar Gutiérrez, a pesar de varios libros publicados y de ser reconocida relativamente a nivel nacional, no ha sido estudiada con rigor académico hasta el momento, quizás porque pesa aún mucho el protagonismo bibliográfico de su autor como uno de los principales satanistas de Colombia, que en su momento tuvo el calificativo de “el papa negro” a nivel internacional por la originalidad de sus avances esotéricos y demonológicos. Para fortuna de la comunidad intelectual y académica en el país, Orfa Kelita Vanegas Vásquez ofrece este completo análisis de su obra poética, en el que se ha tomado como fuente las obras publicadas – y varios de los libros inéditos a los que la autora tuvo acceso gracias a la generosidad del autor -, en un libro de amplias connotaciones en los estudios sobre literatura colombiana del momento”. De este trabajo estructurado internamente en tres partes principales, para  César Valencia, “la tercera  representa la parte principal del libro, porque en ella se abordan los temas que configuran lo que propiamente podría llamarse la “estética de la transgresión”, integrada por el Mal, el erotismo y la transgresión, que tienen un peso específico en la poesía del autor, y que se evidencian como subtemas o elementos constitutivos – conforme la propuesta de la ensayista – en los numerosos poemas que reflexionan o revelan posiciones en torno al pensamiento mítico, el esoterismo, la brujería, y sus variantes escritas y subyacentes en la numerología y la cábala. Es decir, todos aquellos temas en los que la autora considera que debe rastrearse y estudiarse una actitud frente al mundo centrada en la herejía, la transgresión, la búsqueda de los saberes ocultos del poeta risaraldense”.
________________________________________________________
Escobar Gutiérrez fue un hombre con un desarrollo espiritual muy grande, su obra  fue coherente con su pensamiento esotérico y para ello rompió contra todo dogma, se hizo libre, así como Arenas Betancourt desnudó a su Bolívar para convertirlo en el símbolo absoluto de la libertad.  A Eduardo Carranza alguna vez le preguntaron para qué servía la poesía y contestó que la poesía es el ejercicio de la libertad y yo me atrevo a agregar, la poesía es absolutamente necesaria  como atmósfera  de la vida humana, utiliza la palabra para rescatarnos del dolor ya sea del cuerpo o del alma, del odio y el desarraigo. Héctor Escobar era un buscador de la verdad más trascendental, oculta tras los símbolos que la representan, de las  parábolas que la ocultan o de las alegorías que la velan. Las enseñanzas esotéricas tienen  el carácter de ser estrictamente reservadas, pero su fin es relacionar al ser humano con el Todo Universal, en los planos físico, psíquico y espiritual. La simbología del diablo dio origen al mito satánico por el que se le conoció. Dicha simbología impresa en las cartas del tarot, manifiesta ignorancia, tinieblas, falsas apariencias; la estrella o pentagrama invertido de la figura es símbolo de falsedad y la esencia de la magia negra  es la inversión de la creencia que el Yo  del hombre o el Ego,  está dominado por los elementos que componen su medio físico.  Así mismo, el pentagrama invertido significa que el espíritu no puede ser dominado por la materia. Precisamente enentrevista de feb-15-14, publicada en el blog Prometeo, cuando se le preguntó sobre qué se entiende por SATANISMO, respondió: Es una fuerza dirigida al yo profundo. Se infiere entonces, que el yo es la representación de aquel ser considerado"el bien superior". Ser un satánico es aquel que ha descubierto al ego, como el único dios posible en este mundo y en los otros mundos posibles ya que todo se encuentra resumido en la presencia..., en el universo mental..., puesto que todo es mental. Y acerca de lo que podemos entender como el mal, afirmó: Es el  “más elevado conocimiento que se puede obtener y el cual  adviene, como complemento de la íntima relación con el yo. El conocimiento del mal otorga al hombre el poder de influir en lo bueno y lo malo  y sacar el mejor partido de las cosas. La magia siempre es actual y en cualquier momento de su historia proporciona al hombre, el conocimiento y las afirmaciones que requiere para afirmarse a sí mismo”.

De Pereira su ciudad natal, expresó: “Pereira ha sido un semillero de extrañas floraciones, aquí la rosa cruz, el gnosticismo,la masonería, tuvieron seguidores. Quizás esto pueda explicarse, por la razón de que Pereira ha hecho de la " libertad", un precepto, un código distintivo de ser pereirano. En general es descomplicado, intelectualmente abierto a las múltiples posibilidades”.A mi juicio nadie mejor que él, para  expresar ese código que identifica la sociedad pereirana, una sociedad tolerante y abierta al progreso como ninguna otra región del país.

El libro que más vivamente lo  impresionó, según comentarios asus amigos,  por su contenido y revelación,  fue Las flores del mal, de Charles Baudelaire. Se consideraba así mismo, como un lector desmesurado de todo lo impreso y creía no  exagerar  al afirmar  que la publicación de un libro, es un milagro. Como anécdota y por curiosa coincidencia,  hace unos cuantos años, cuando comencé a frecuentar la Librería Bucholz de Bogotá, los primeros libros que compré fueron precisamente Las Flores del Mal de Baudelaire y la Genealogía de la Moral de Nietzche,  y en ello estriba mi encuentro espiritual con Héctor Escobar.

Silvana Boschi, en un artículo publicado en la Revista Mefisto No.74, sobre el oficio de ser escritor, escribe que en diálogo con Abelardo Castillo, éste le comentó que  un escritor, un poeta, es cualquier cosa menos un profesional, a menos que  le otorguemos a la palabra profesión  su antiguo valor  etimológico, el de profesar. Como se profesa una idea, una fe religiosa. Lo otro es más o menos como pensar que alguien que estudió filosofía es filósofo.  En realidad, uno se siente poeta o se siente escritor y eso en efecto, lo decide uno mismo, pero siempre hay un contexto externo que te hace escritor. Y en este orden de ideas, Luis Fernando Cardona  le preguntó a Héctor Escobar en una entrevista publicada en el  diario La Tarde, el 11 de nov/13: Estás considerado entre los poetas malditos al lado de grandes como Baudelaire, ¿Cuál es ese sabor que tiene tu poesía para que el mundo la reconozca y aún los más creyentes te admiren esa lírica?  A lo que respondió: “Pues básicamente a que se es poeta, o sea, a saber utilizar el lenguaje, darle a las palabras y a las ideas el revestimiento que ellas necesitan para poderse expresar”.

En la  entrevista concedida a Orfa Kelita Vanegas el 13-ago-2004,encontré el complemento a la pregunta anterior sobre el oficio de poeta, cuando declara que “solamente cuando el hombre vive su propio caos, puede tener la posibilidad de reconstruir su dios, de ahí que la poesía  con la magia pretenda  convertir al poeta en un dios, por medio de la procesión del  logos que es el verbo, elemento organizador del caos”.  “El verdadero poeta debe estudiar magia porque si no, se queda en la estructura de lo poético, de lo formal, de lo académico, puede parecer  y se priva de los poderes y los milagros que el verbo le puede otorgar”.

Por último y con base en la misma entrevista de Orfa Kelita, rescato un aparte de su pensamiento sobre la muerte: “La energía  individual, profunda, cósmica  que el hombre tiene en el momento de la muerte, le permite dar el salto a otra dimensión existencial  desconocida, lo que llaman  el lugar de los espíritus y se puede contar con el  privilegio de ser un fantasma después que se muere. Jocosamente agregó: Yo gozaría  profundamente, pasar las noches  asustando a mis amigos...”.

Y de pronto antes de que nos asuste para compartir su gozo, en gracia a mi encuentro espiritual con Escobar Gutiérrez, me gustaría que mi hija Inés Patricia leyera en su honor, uno de sus poemas:

 

Amor, mi negro amor, mi ídolo oscuro;

cuando fui Baudelaire, eras mi Juana;

cómo me place ahora verte ufana

viniendo de un ayer que es hoy  futuro.


A celebrar tu encuentro me apresuro

para verte en presente y en mañana;

porque siempre serás mi amante hermana,

mi eterna flor del mal, mi ángel impuro.


Disfrutemos la magia de este encuentro;

que en ti quiero sumirme, adentro, adentro,

hasta arder en la hoguera de tu entraña.


La pira de tu sexo tenebroso,

donde muero y renazco sin reposo,

gracias al arte de tu alquimia extraña.

 

Blanca Inés Arellano Cáceres
Administración de Empresas. Universidad Central de Bogotá
Magister Psicología Comunitaria Universidad Javeriana de Bogotá.
Resolución de Conflictos. Universidad de los Andes de Bogotá.
Coautora con Inés Patricia Zorro Arellano del libro “Pereira Nació Mujer”. 2014.
Blanca Inés Arellano Cáceres
Administración de Empresas. 
Universidad Central de Bogotá
Magister Psicología Comunitaria Universidad Javeriana de Bogotá.
Resolución de Conflictos. Universidad de los Andes de Bogotá.
Coautora con Inés Patricia Zorro Arellano del libro “Pereira Nació Mujer”. 2014.

 

 



  • Comentarios
  • 2030 Vistas

IMÁGENES
  • Encuentro espiritual con Héctor Escobar Gutiérrez

    Martes 19 de Mayo, 2015
    • Héctor Escobar 6

      Héctor Escobar 6

    • Héctor Escobar 5

      Héctor Escobar 5

    • Héctor Escobar 4

      Héctor Escobar 4

    • Héctor Escobar 3

      Héctor Escobar 3

    • Héctor Escobar 2

      Héctor Escobar 2

    • Héctor Escobar 1

      Héctor Escobar 1


  •       


    Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
    SingleClick Solutions