El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Estás en: Inicio Actividades MANIZALES ADENTRO

MANIZALES ADENTRO
Martes 23 de Junio, 2015


MANIZALES ADENTRO



Por: Alan González Salazar



A los intereses inconfesados de la política le servía la división. Bajo el volcán, Manizales cambia. Pasó de ser un bosque de niebla a un solo incendio por la noche. En menos de cuatro años, tres veces tuvo que arder… para resurgir como ciudad republicana. Manizales cambia. Bandadas de palomas al amanecer se toman las calles donde horas antes había rondado la muerte. De las pequeñas atalayas que la policía instaló en cada esquina sólo el aire, el agua y un poco de sol hace presencia… y debajo, los carros sobre la gente. El gran eje de la Carrera de la Esponsión muele el tiempo, nadie llega. La mayoría se queda, como ellos dicen, “varados” en el Parque Caldas, entre mendigos y vendedores ambulantes, donde la iglesia de la colonización antioqueña los bendice. Turistas y coterráneos se cuelgan del Cable Aéreo.

Nada para hacer. Deambulan, deambulan, son ya tantos. Familias enteras prendidas de un carrito de dulces. La desocupación asemeja a una fábrica de locos. Ciudad universitaria, ya sin librerías, me digo… Recuerda, recuerda aquellos pájarosque se deslucían bajo el agua y la luz ¡Cuánto extraño los hangares donde se amontonaban los libros usados en los que dejé la claridad, para cegarme de ideas! ¡Siempre amigos…! Siempre el mejor descuento por el título que te quitaba el sueño. Allí aprendió Adrián Emilio Osorio lo que fuera necesario para fundar la Librería Roma de Pereira, al lado de su familia, y Jesús Chica, hoy Dios Chica, hizo Babel, ahora esas lenguas son de fuego y lo consumen… ¡Para qué la fama, esa fiebre, para qué la fortuna, sinónimos de enfermedad! Recuerda, casi ibas descalzo… Sabías vivir como lector y a la carencia le sonreías con la rabia y la seguridad de quien confía en su talento, al margen de toda “normatividad” te tendías sobre el piso del cuarto de hotel con los libros regados hasta la madrugada y no sabías de dónde salía el dinero, pero podían pasar meses sin volver a casa.

Sí, Manizales cambia, inventa proyectos baldíos. Escribes y tus palabras son de barro: ¡Hay quienes cantan, escondidos, allá en el otro Chipre, en Chipre Viejo! Sus casas de piedras de “maní” guardan un templo cultural: el Teatro El Escondite, donde se danza a cántaros. Yolanda Árias y el poeta Uriel Giraldo albergan en su sala alterna agrupaciones de todo el país y aún del extranjero. Son tantos participantes que el pasado mes de mayo, en coordinación con Rafael Caro Isaza, se pudo presentar en el Teatro Municipal Santiago Londoño, con entrada gratuita, la Agrupación Folclórica de Sangre Mexicana, en la que gran parte del público terminó zapateando sobre el escenario.

Aunque nos separan pocos kilómetros, la distancia política es marcada por una tradición que se hace traición. Sin cultura, lo que denominamos “Paisaje Cafetero” seríaun apelativo vacío.

Salgo entonces, después de un café, a contar las calles- en su doble sentido- , las 48 manzanas del centro, con sus 180 edificaciones declaradas como Monumento Nacional.Por esta senda sutil e indirecta, emerge de mí la herencia materna ¡Colina siempre iluminada! Neo-clásica, neo-gótica, neo-renacentista donde se confunde la neblina del Ruíz con la del Tolima, y ésta con la del Santa Isabel.


 

Volví a Chipre, sí, desde El Cable como decía, a pie, y debí pasar por la Plaza. “Un café, por favor, para matarme”. Después, bajo la regia Catedral Basílica de los reyes de Manizales, con su estructura de bahareque y ferro-concreto, sentí el cielo precipitarse, caer sobre mí columnas y torres, sus casi 20 mil toneladas y, asfixiado,pude saberpor qué el Bolívar del maestro Rodrigo Arenas Betancourt quiso salir volando: tanto amor por la oscuridad medieval es insoportable. Ahora sé que aquellos fragmentos de vitrales del mundo reflejan una sociedad sin luz, sin identidad. Sólo me detengo un momento, a riesgo de perecer a manos de la inquisición.Voy a Chipre Viejo aapacentar las nubes que se pierden entre las montañas a lo lejos. Aquí nació mi señora madre, debió irse para nunca volver. Hay algo en la violencia que no se olvida. Paso el Palacio de Bellas Artes, llego a Las Aguas. Manizales cambia. Sus esculturas ahora en equilibrio perpetuo, bajo la lluvia, se adhieren como estampitas a mi corazón. Sin duda el arte une, no con la mano del político o la cruz del cura, sino con el abrazo que trenza los cuerpos.

Llego al fin. La puerta entreabierta deja escapar carcajadas, aplausos. Poetas de todo el país, niños de todas las edades, se han dado cita esta noche en el Teatro El Escondite. Ya el rechinar de las bisagras anuncia al viajero. El gran salón, iluminado por completo, los desdibuja. Ellos nunca duermen…




  • Comentarios
  • 1064 Vistas


      


Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
SingleClick Solutions