El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Estás en: Inicio Recomendado de la semana Álvaro Rodríguez hace “lo que le da la gana”

Álvaro Rodríguez hace “lo que le da la gana”
Viernes 11 de Septiembre, 2015


Álvaro Rodríguez hace “lo que le da la gana”

 

Por: Jose Hoyos

 

En la fila de un cajero automático dos mujeres miran con ansiedad, se preguntan al oído si será o no será. Una de ellas dice que sí, que ese es el de la novela ‘Hasta que la plata nos separe’, el de la película ‘La gente de la Universal’, el de ‘Perro come perro’. La timidez con que le piden una foto desaparece cuando él les responde con una sonrisa:“Claro, ni que estuviéramos bravos”. Álvaro Rodríguez camina por el centro de Pereira. Es una mañana soleada. En la mano lleva una gorra que nunca se pone. Vino para el lanzamiento de la II Muestra de Cine colección Colombia de Película que organiza Portafolio Cultural. Está apurado, tiene mil compromisos culturales y periodísticos. La gente lo detiene, lo saluda y le pide fotos (los autógrafos han sido desplazados por las fotos). Siempre accede sonriente. “Nada más agradable que trabajar en lo que uno ama, y la cercanía con la gente es parte de mi trabajo”. Nació en Sevilla (Valle) pero dice que es más paisa que la arepa y los fríjoles. Toda la vida ha actuado; de niño dramatizaba las rancheras que escuchaba en la radio. No sabe por qué estudió cuatro semestres de antropología; sí sabe por qué la dejó: para irse a actuar con el teatro La Candelaria y aprender del maestro Santiago García.

Hace televisión porque de algo hay que vivir, pero su verdadera pasión está en el cine y el teatro. Cuando uno lo ve es inevitable asociar su fuerza expresiva con la de actores como Benicio del Toro. Con frecuencia se le relaciona con personajes malvados y violentos, pero él desaprueba eso de calificar a la gente como buena o mala: “Al ser humano, y en especial al colombiano, lo caracteriza la complejidad. Somos al mismo tiempo lo malo y lo bueno, lo triste y lo alegre, lo emocional y lo racional. De esa complejidad se nutre el arte, y sobre todo el cine. La violencia en Colombia da para hacer cine siempre que se sepa abordar artística y humanamente, no como lo hacen algunas series televisivas.Yo no hago apología a la violencia, solo encarno seres humanos con todos sus laberintos. No entiendo por qué hay gente que se enoja porque hago personajes violentos y no se enojan contra la violencia que sí es real. No hay que olvidar que el artista tiene un compromiso con toda la realidad”.

Y ese compromiso lo llevó a fundar hace poco en Bogotála Casa Teatro Estudio Alcaraván ‘Casa Tea’, una apuesta por las artes escénicas que lleva a las tablas producciones propias. Su alma de dramaturgo lo conduce hasta la librería Roma en busca de un tesoro que hace poco perdió. Mientras estuvo de gira por Europa con el teatro La Candelaria, los ladrones le desocuparon el apartamento: “Lo que más me dolió fue que se me llevaran las Obras Completas de Shakespeare”.Se sonroja cuando recuerda que en Sevilla hay un aula cultural que lleva su nombre. En cambio habla con una energía tremenda sobre el compromiso social del artista y la necesidad de enfrentar la violencia haciendo arte: “Con la plata que valen dos fusiles se podrían montar veinte grupos de teatro o de producción audiovisual, eso sí sería hacer paz. Pero mientras el Estado siga descuidando lo cultural, mientras siga invirtiéndole a la guerra, la paz seguirá siendo la capital de Bolivia”.

El sol de la tarde estalla pleno y Álvaro sigue andando con la gorra en la mano. No se la pone porque apenas le está sanando una herida en la cabeza que le dejó una escena de lucha con el actor John Leguízamo en el rodaje de ‘Perros’, una película dirigida por Harold Trompetero que se estrenará a mediados del año entrante. Actuar para cine implica ser. Solo así se logra la fuerza que un personaje inventado necesita para volverse real. “Viviendo en Bogotá se blanquea cualquiera, y para hacer el personaje de ‘Todos tus muertos’ yo tenía que tener la piel tostada por el sol, como todo buen campesino. Por eso me tuve que ir a vivir un tiempo al Valle. Es que en cine la cámara te saca los intestinos, se te ven hasta los poros”. Se refiere a la magistral película del director Carlos Moreno en donde los silencios hablan y la sangre es reemplazada por el ruido de las moscas. Como gran conocedor, admira el lenguaje cinematográfico de ‘La tierra y la sombra’, la premiada cintade César Acevedo: “Hacer poesía con imágenes es tan difícil como hacerla con palabras, claro, me refiero a la buena poesía, y eso abunda en la película de César”.

Cuando le piden consejos sobre la actuación dice: “Esto se aprende es haciéndolo con el alma, lo demás es carreta; es disparando la cámara como se hace el fotógrafo; es tocando la guitarra como se hace el guitarrista”. Y agrega que el secreto de la felicidad está en la pasión y el amor que se ponga en todo proyecto: “Hagan lo que les dé la gana, siempre con profunda ética y responsabilidad”. Álvaro Rodríguez es el mejor ejemplo de que se puede ser fiel a los sueños y vivir de eso. Demuestra que no es tan utópico el viejo sueño del hombre de hacer lo que le dé la gana.




  • Comentarios
  • 1093 Vistas

IMÁGENES
  • Álvaro Rodríguez hace “lo que le da la gana”

    Viernes 11 de Septiembre, 2015
    • General

      General

    • General

      General

    • General

      General

    • General

      General

    • General

      General


  •       


    Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
    SingleClick Solutions