Estás en: Inicio Poesía En el parque San Martín

En el parque San Martín
Martes 13 de Octubre, 2015


En el parque San Martín




Carolina Hidalgo

Poeta




 

En el parque San Martín


A LidiaTrabucco


De la ciudad de las fuentes de agua

azules y blancas, Mendoza.


Al vuelo de la memoria narrada por su anfitriona,

una réplica del castillo de Versalles

en la Argentina.


Copilota de una voz segura, amiga y dulce

retrae majestuosas historias  del Cerro Arco

hasta el volcán durmiente de una calle.


En el parque San Martín

primavera de novios y cerezos,

bajo el pimiento rojo

hacen picnic y siesta de semilla


Sobre la ladera

un lago artificial sostiene el eco de los paseantes,

pronto será llenado en verano,

sus habitantes volverán a remar su quietud

y la juventud ubicará sus cuyanitas estacionadas

en el recuerdo.


Dos mujeres han llegado al sonido del talón,

seguras de sus pasos sobre la mendicidad del tiempo

llevan del camino mudras y poemas.


Esperan a sus amados

hombres que alojan en el fuego del amor

la dulce existencia.

Las dos mujeres bebieron mandarina Dancy,

conversaron sobre los caminos de Sója,

desmantelaron dictaduras,

lloraron tabúes endémicos

y un suspiro de grieta en el pecho

les recobró el valor.


Los paseantes tomaron la siesta y partieron.

Otros colmaron sus hábitos y regresaron

a la caída del sol.


Las dos mujeres escribieron sobre su picnic

duración del pasto seco sobre sus vestidos,

poesía etérea de paisaje.



Poema rojo


Mujer devoradora del astro soñado de Venus

Niña salvaje de whitman

Desde ti

todo supera su Uno

Que cada gota de felicidad descienda

en tus alas rojo maduro

y tu fruta pulpa delirio

regresé a Adán a su tentación



Promesa


Su centro fue la tumba de un poeta

que le prometió el Mar.

A cambio, le reveló el futuro

en el ojo de un vino tinto

mientras el frío le quemaba las costillas

y el pan curaba de vacío.



Vientos


Madres lobas aúllan  dolor

entre fotos de soldados

selectas del museo

las últimas desapariciones

¿Sabrán estos hijos en veinte años

calle y desesperación?

tan dóciles

al ritmo marcial.


!Oíd golpe seco de culatas!

¡Libera las manos de la Guerra!


Un país se construye, eso es Amor 



Candy


Llevo horas

sentada bajo el ciprés,

y una hormiga busca su castillo de hierba

en mi piel morena.


Temo que se entere

que soy de chocolate.

 

 

 

 

 



  • Comentarios
  • 684 Vistas


      


Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
SingleClick Solutions