Estás en: Inicio Artículo de la semana EL TEATRO DEL FRENTE

EL TEATRO DEL FRENTE
Martes 29 de Marzo, 2016


EL TEATRO DEL FRENTE


Por: Alan González Salazar


*Jaime Andrés Ballesteros Aguirre. Películas Favoritas. Colección de escritores pereiranos (Categoría Cuento) Volumen 36, 2015.


Se apaga la luz y rueda el proyector:


     Sobre una calle de barrio, un “pequeño teatro de madera”. Vemos a Satine. Satine es una mujer de la noche que trabaja en el prostíbulo que está frente del Bolaño: El Aleph. Asiste con regularidad al teatro en las funciones de nueve pm. Busca ligar clientes para luego pasarlos a su lugar de trabajo, a algún sórdido cuartucho de hotel.

*

     La imagen anterior le sirve al autor, Jaime Andrés Ballesteros, como eje de mundo para narrar historias cruzadas en una sala de cine, historias inverosímiles si se quiere, pero no por ello menos contundentes a la hora de recrear un universo particular. Es el caso del primero de los seis relatos que estructuran el libro –de escasas cien páginas -, “El Teatro de la Calle Garay”.

     Ya en las primeras páginas entramos a habitar un escenario reconstruido con partes viejas de otros teatros. Su doble quizá sea, en la ciudad de Pereira, el Cine Club Borges, “ubicado sobre una vía de gran tránsito: la frontera entre la zona comercial del centro y la antigua zona de tolerancia de la ciudad.”

     El cine, cabe anotar, no solo atraviesa de forma vertical la vida de estos personajes. Como ellos en el Teatro Bolaño, nosotros vivimos en el Cine Club Borges el primer amor y su traición, buscamos en la función de tres pm la respuesta a la soledad –ya que a la función de seis pm se debía asistir acompañado “y a la función de nueve ¡muy bien acompañado!”, escribe Ballesteros con justicia, al contarse entre los fundadores del ya desaparecido     Cine Club –hoy han puesto en su lugar una bodega de textiles-,  lo cual le confiere un valor agregado a la lectura.

     Películas Favoritas apuesta por la reconstrucción de un imaginario de ciudad a partir de la cinefilia.

     Ahora bien, el segundo cuento, “Pipicasso”, introduce elementos propios de la ficción y la sátira y lo que parece ser un tópico de la obra, la literatura de Campus, ya que los narradores son estudiantes –Stiven Ospina, Nicolás- o profesores –Martín Aguirre, Duque y Dávila- o están unidos por lazos familiares –Martín Aguirre es tío de Andrea, la señorita Fellatio-. En esta segunda narración, decía en un principio, el autor apuesta –como fuera el caso de su primera novela, El Guionista, editada por Oveja Negra en el 2014-, por la fragmentación del relato en puntos de vista: un estudiante cuenta cómo un anciano, en su pijama de manicomio, decide pintar con un sofisticado artilugio entre sus piernas, el afamado retrato del Che Guevara en la plaza central del Campus ¡Peneduchamp, Pipicasso, Vergagoya! Le gritan.

      En “Microcosmos” –también el título de una película- conocemos al profesor Martín Aguirre y su trastorno edípico, conocemos sus cuentas de calendario, de pasos y hormigas, fotografías de las colmenas que representarán su muerte. Suma y resta y al final, el desbarrancadero.

     “Sexto Sentido” trata la complejidad de la escritura, la formación académica y el horror de una función a media noche.

     “Tesis” –nos recuerda la cinta del español Alejandro Almenábar- habla del juego y la conspiración en las nuevas tribus virtuales.

     El libro finaliza con “La hoguera de las vanidades”, donde los personajes-espectadores se encuentran y amodorran en algún rincón favorito del Teatro Bolaño. Cumplen su horario en la oficina central de los sueños.

     El lector de Películas Favoritas podrá también reservar su asiento, se irá añejando con la madera. Apagarán las luces, rodará el proyector. 



  • Comentarios
  • 700 Vistas


      


Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
SingleClick Solutions