Estás en: Inicio Actividades UN POEMA ES UN PUENTE QUE UNO TIENDE HACIA ALGÚN LUGAR

UN POEMA ES UN PUENTE QUE UNO TIENDE HACIA ALGÚN LUGAR
Domingo 03 de Abril, 2016


UN POEMA ES UN PUENTE QUE UNO TIENDE HACIA ALGÚN LUGAR


Miguel Ángel Rubio Ospina.

Licenciado en Español y Literatura.



Valladolid, 1967). poeta y profesora titular de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Salamanca. Ha merecido distinciones como el Premio Tardor y el Premio de Poesía “Ciudad de Badajoz”.  Ha sido jurado de varios premios literarios, entre otros, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y el Premio “Miguel de Cervantes”.

 

Cerca al hotel Soratama de la Ciudad de Pereira, al son de un tinto y un zumo de frutas, María Ángeles Pérez López Poeta invitada al XIX Festival internacional de poesía Luna de Locos, nos permite un caluroso dialogo en torno a la poesía y sus influencias.

 

MR: Bienvenida María Ángeles, espero que estés pasándola bien aquí en Pereira y que de verdad tu Luna si haya sido de Locos acá.

MAP: Sí (risas)  es una  sensatez muy loca, o una locura muy sensata, de verdad es muy hermoso, está, muy bien organizado, está pensado para ir a los colegios, a las librerías, a las bibliotecas, para que la ciudad y los alrededores de algún modo se movilicen por la poesía, pero a la vez es un gesto de locura increíble.

MR: ¿Desde tu labor como catedrática de literatura Hispanoamericana en la Universidad de Salamanca, como se percibe el mundo poético latinoamericano?

MAP: yo diría que con una gran vitalidad, con una gran riqueza, es verdad que no conocemos suficientemente bien en España, ni mucho menos, toda la diversidad de la literatura Hispanoamericana, porque  hablamos de tradiciones muy potentes, solo en siglo XX con muchísimos autores y en algunos países en concreto, además, de modo muy fuerte. Yo diría que para los poetas más jóvenes,  para los escritores jóvenes es siempre una referencia a lo que se está haciendo  de este lado del mundo; más arriesgado, más innovador, con tradiciones menos rígidas a veces.

MR: En el ejercicio de la catedra, seguramente estas mediada por autores de tu canon personal ¿Cuáles serían algunos de esos autores?

MAP: Álvaro Mutis, Gonzalo Rojas, Nicanor Parra,  Juan Gelman. Serian autores más jóvenes y con mucha fuerza, como Juan Manuel Roca y  William Ospina para el caso de Colombia, María Auxiliadora Álvarez, Blanca Varela. En esa mitología personal Mutis, ocupa un lugar muy importante, cuando el escribe que la poesía, es la piedra porosa de los mataderos,  y uno imagina ese mundo de los cafetales, de Maqroll el Gaviero, esa desesperada orfandad de sus personajes.

MR ¿Cómo llegas, o te acercas a la literatura latinoamericana, teniendo en cuenta incluso que tus estudios más importantes han sido sobre Huidobro, o sobre por ejemplo, Ernesto Cardenal?

MAP: Porque tuve unos profesores excepcionales y por qué descubrí que la poesía latinoamericana podría tener una parte de imaginación increíble. Recuerdo lo que me impresiono leer en Altazor de Huidobro, “Los cuatro puntos cardinales son tres/ el sur y el norte”  y yo pensé, pero que ha pasado ahí, de pronto esa apertura, entonces a partir de allí,  los he leído con enorme intensidad.

MR: Tu poesía, sobre todo los poemas de Atavió y puñal(2012) es un canto a la mujer imaginada, desde la resistencia ¿Es esta una postura política, Una búsqueda personal, o una postura estética?

MAP: Me gustaría pensar que son las tres cosas a la vez y que no están separadas. Creo que quiere ser política, teniendo en cuenta que la mitad de la humanidad somos mujeres, pero que las condiciones de vida, incluso en países desarrollados, ya no pensemos en países con problemas de intolerancia religiosa, son muy graves. La situación de las mujeres en el mundo ofrece cifras que son escalofriantes. Y es también estético porque el poema se desarrolla en el lenguaje, no importan las intenciones que yo tenga, puedo tener las mejores o peores intenciones, eso es indiferente; lo que yo creo que merece la pena o no, es si algo se resuelve en el lenguaje.

 

"porque yo no sabía hablar
porque yo era analfabeta
porque yo era un bulto
porque yo no valía un duro".
 
Oh cuerpo de papel para la hoguera”
 
(Fragmento del poema La mirada insolente, dedicado a
Ana Orantes, a quien su marido prendió fuego un 17 de diciembre de 1997)

 

MR: Tú has afirmado en otros espacios: “Escribo, porque no entiendo casi nada de lo que pasa  a mi alrededor, el poema es una pregunta que mira dentro de sí misma. ¿Es el  poema para María Ángeles Pérez, un ejercicio de claridad frente al mundo, un salvavidas ante la incertidumbre?

MAP(risas) No sé muy bien que es el poema para mí, pero sí que arranca de un no saber. Arranca de preguntarme qué hace la palabra mar dentro de la palabra amor; ¿pero cómo he llegado ahí? Entonces empiezo a pensar algo ha ocurrido y empiezo a preguntarme, si realmente son exactamente iguales, las dos pajitas con las que movemos el café, Arranca de una pregunta, o de un conjunto de preguntas.

MR: ¿Un poeta imprescindible para María Ángeles?

MAP: Cesar Vallejo.

MR: ¿Y una poeta?

MAP: Blanca Varela.

MR: Tu primer libro se titula Tratado sobre la Geografía del desastre (1997) es inevitable pensar, desde la tradición reciente de la poesía colombiana en un libro como Los elementos del desastre (1953) de Álvaro Mutis. ¿Fue una coincidencia, fue adrede, como llegas a ese dialogo casi intertextual con el segundo libro de Mutis?

MAP: La historia de ese libro, es alucinante; la poesía te hace los regalos más extraordinarios. Un regalo impresionante que me hizo la poesía fue publicar mi primer libro. De la universidad Autónoma Metropolitana en México, me pidieron poemas para una revista; entonces, yo mande bastantes, en un sobre, porque todavía no había correo electrónico. No había publicado nada más que una plaquette, (8 páginas en Barcelona) no tenía ningún libro publicado, así que me sentía muy insegura entonces y les dije a los poetas, que eligieran ellos. Recibo un fax, dónde me dicen, “Nos ha gustado, lo vamos a publicar como libro, danos un título”. Y así fue. Entonces el título fue Tratado sobre la geografía del desastre. En ese momento, no soy consciente de la influencia de Mutis, pero varios años, bastantes años después, él estuvo en Salamanca y gano el premio Reina Sofía de poesía iberoamericana y allí se publicó La Summa de Maqroll el Gaviero. Y cuando estaba leyendo Y releyendo su obra para preparar un pequeño texto, sobre su poesía, de pronto dije “claro, pero si él estaba ahí en el corazón de ese primer libro” y me di cuenta que no había sido algo deliberado. Esa visión desesperada y a la vez de una sensualidad, de un dramatismo, uno parece que está sintiendo cuando lo lee, esa vegetación exuberante, un mundo de los hospitales de ultramar, de enfermedad, de muerte, de esa desesperada condición de la vida.

MR: ¿Qué te llevas del Luna de Locos y que nos dejas?

MAP: Me llevo, el corazón del bosque, que es el Lago de las tortugas en el Jardín Botánico, me llevo el árbol inmenso del Parque Olaya, me llevo la acogida increíble de los colegios. ¿Y que dejo? Ojala un puente larguísimo que vaya de Pereira a Salamanca. 


  • Comentarios
  • 834 Vistas


      


Todas las marcas registradas son propiedad de PORTAFOLIO CULTURAL. Se prohibe la reproducción total o parcial de los contenidos que aqui aparecen con su nombre, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. © 2015 PORTAFOLIO CULTURAL
SingleClick Solutions